Carla pelicula, los mejores videos x porno gratis de Carla pelicula

Es usted muy bonita!- me halag Luis Carlos, -Gracias- le dije un poco sonrojada. El to si que supo escoger a su mujer- sigui diciendo. Del comedor nos fuimos a la sala para ver TV, seguimos charlando de temas triviales, pero tomamos cierta confianza, en eso el fue a su habitacin y al poco tiempo regres con ropa ms cmoda, llevaba unos pantaloncillos cortos y una camiseta, me qued observando que su cuerpo estaba muy bien desarrollado, pero me qued impresionada por el bulto que se le haca en su pantaloncillo, deba tener un enorme miembro.

Cuando lleg a la sala llevaba en su mano una botella de whisky, y me dijo que me invitaba un trago, yo le dije que no poda porque estaba embarazada, pero el me dijo que solo sera uno, as que acept. Bebimos el trago, y luego me sirvi otro, el cual tambin beb, yo no estaba acostumbrada a beber, de hecho en la casa no mantenamos licor con mi marido, asi que me senta un poco mareada y desinhibida. Ms tarde, l me dijo que porque no me pona ms cmoda como hizo l.

En una situacin normal lo hubiera mandado al diablo, pero el licor hizo su efecto y me fui a la habitacin a cambiarme, me puse un blusn largo hasta las rodillas y una de las tanguitas que uso para dormir. Cuando regres Luis Carlos silb como diciendo que estaba muy atractiva. Me sent a su par y seguimos viendo televisin y charlando. En un momento, Luis Carlos me pidi ver mi vientre para ver si ya tena mi pancita de embarazada, yo me hice de rogar, pero finalmente levant mi blusn por supuesto que lo primero que vi fue mi tanguita, vi sus ojos de deseo, pero su mano toc mi vientre por arriba de mi ombligo.

Luego, acerc la cabeza y me pidi permiso para besar mi vientre, le dije que s, yo estaba que me mojaba, la excitacin empez a ser presa de mi cuerpo. Luis Carlos le dio varios besitos a mi vientre, pero luego comenz a lamerlo tambin, lo quise retirar tomndolo por la cabeza, pero la fuerza que di no fue la necesaria, su hbil lengua se desplaz por todo mi vientre, pas por mi ombligo y se detuvo cuando sinti mi pelambre depilada, casi a la orilla de mi tanguita.

Yo cerr los ojos y gem reprimidamente de placer, creo que el escucharme gemir, fue la seal que l esperaba, luego su lengua subi arriba de mi vientre y fue levantando el blusn hasta dejar descubiertas mis tetas. Sin perder tiempo, l se abalanz sobre ellas y las mam lentamente, haciendo crculos con su lengua alrededor de mis pezones y luego metindolos entre sus labios para chuparlos. Hice mi ltimo intento por quitarlo de encima de mi, le dije que no estaba bien lo que estbamos haciendo, que yo era la esposa de su to.

petitesetgrandes.com - 2018 ©